La aerolínea nacional, Sky Airline, deberá indemnizar con $10 millones de pesos a un pasajero por daños morales, tras ser bajado del avión de manera violenta, el pasado 12 de agosto de 2015 desde el aeropuerto de Calama.

Según consigna Emol, Así lo determinó la Corte de Apelaciones de Antofagasta, entidad que además precisó que Sky Airlines bajó al ciudadano por un problema en su pasaje que no fue advertido en un momento prudente.

Por su parte, el tribunal también ratificó la multa de $2.334.000 a la firma por infringir los derechos de los consumidores.

Vale recordar que en 2015 el ingeniero civil Óscar Escandón Escandón fue obligado a bajar del avión luego de que la empresa se diera cuenta que el boleto lo había comprado en otra compañía y con fecha de regreso en septiembre.

Sky Airline no se dio cuenta y dejó que dicha persona abordara sin ningún tipo de problema. Al respecto, el fallo apunta a que en el counter “fue atendido, se le chequeó y entregó su tarjeta de embarque, sin que la querellada y demandada civil efectuara reparo alguno a las condiciones de adquisición del pasaje, al hecho que éste último no hubiera efectuado el primer tramo del viaje, a diferencias en el costo del mismo u otras”.

Añadió que “de haber existido algún tipo de situación que condicionara el viaje de Escandón Escandón, la aerolínea debió representarla en ese momento pues, a todas luces, es la oportunidad de hacerlo”.

La resolución del tribunal señala además que “las molestias, vergüenza, escarnio y trato provocadas por la querellada y demandada civil son considerablemente mayores que los tasados por el juez (de Policía Local), ya que fue desalojado del avión a la vista de todos los pasajeros y la tripulación”.

“Tampoco es menor la circunstancia que se utilizó la fuerza para el desalojo y que la aerolínea disponía de los elementos para evitar todo el bochorno del que fue víctima el pasajero. Todo lo anterior provoca una afectación grave y mayor a la normal en la autoestima y en la estabilidad psíquica (…) lo que es obviamente constitutivo de un daño moral de difícil reparación, en consecuencia esta Corte, tasando prudencialmente la indemnización por dicho concepto estima que la suma de $10 millones, lo resarce de manera más equitativa”.