En medio de una serie de muestras de solidaridad y humanidad tras el desastre provocado por el terremoto que afectó al centro de México, anoche se vivió un particular homenaje.

Se trata del perro Damon, que ayudó a buscar sobrevivientes entre los escombros de diversos edificios y construcciones que colapsaron tras el sismo.

El binomio conformado por el animal y su adiestrador pertenece a la Cruz Roja de Puebla y ayer se retiró de su labro entre aplausos y cariños de los voluntarios.

En un pasillo destinado a los colaboradores tras la tragedia y por el cual no han desfilado políticos y autoridades, el can recibió una emocionante ovación.