Hace poco menos de dos meses, la empresa Enel se comprometió a compensar a los más de 300 mil clientes de la capital que sufrieron cortes de su suministro eléctrico producto de la sorpresiva nevazón que se percibió el pasado 15 de julio.

Frente al problema que afectó a miles de chilenos, en ese entonces el gerente general de la firma, Nicola Cotugno, afirmó que se pagaría una cifra equivalente a la cuenta de mayo con tope de 25 mil pesos por cada noche que los hogares estuvieron sin luz.

Pues bien, han pasado más de 60 días y los clientes aún no reciben tal compensación, por lo que han comenzado a surgir infinitas críticas por este estancamiento.

Según publica El Mercurio, Enel recogió el guante y aseguró con todas sus letras que se “va a respetar y cumplir” con el acuerdo. Por su parte, se dieron el tiempo de explicar la demora:

“Nos encontramos en una mesa de trabajo conjuntamente con el Sernac, la cual tiene por objeto definir precisamente el mejor mecanismo de implementación, el que será informado próximamente”, indicaron.