Este martes el mundo conmemora 48 años desde que se lanzara “Abbey Road”, el último disco grabado por The Beatles y acaso el más emblemático, sobre todo por la portada en que el cuarteto de Liverpool atraviesa el paso de cebra de la mítica calle ubicada en los municipios de Camden y Westminster en Londres.

El álbum, donde destaca el Medley del lado B de la grabación, fue producido y orquestado por George Martin, con Geoff Emerick como ingeniero.

Cuenta la historia que hacer la foto, detrás de la que hay toda una leyenda, demoró unos 10 minutos. Los cuatro Beatles posaron tal y como andaban vestidos tras salir del estudio, mientras el fotógrafo Ian McMillan se subía a una escalera en la mitad de la calle para decirles que caminaran de la manera más natural posible.

Así es como entonces aparecen John Lennon, Ringo Star, Paul McCartney y George Harrison. Lennon es el único que viste de blanco, mientras Paul figura descalzo.

Al respecto es que por décadas se instaló la teoría de que aquello era un mensaje oculto. Se hablaba de que era una pista más para revelar que McCartney estaba muerto y que su lugar lo había tomado un doble.

El propio McCartney haría un disco como solista en la misma calle bajo el título “Paul is live”.

Además de aparecer descalzo, McCartney también era el único que figuraba fumando y con el pie derecho hacia adelante. Asimismo, de fondo se veía un Escarabajo cuya patente rezaba “28 if”; es decir, 28 si. La leyenda apuntaba a que se quería decir que McCartney tendría entonces 28 años si estuviera vivo.