Mauricio se identifica el tipo que le escribe al doctor Cariño de La Cuarta para agradecer sus consejos y relatar que, en virtud de éstos, se convirtió en un macho alfa.

“Le escribo para darle las gracias, pues a raíz de su consejo recuperé mi confianza en el catre y soy un cañón a la hora del amor cuerpo a cuerpo”, dice.

Mauricio recuerda que al doctor cariño le había contado que antes duraba menos que un candy en el ring de cuatro perillas, y que tal como él le había dicho el problema radicaba en la cabeza de arriba.

“Igual fui a un urólogo y me dio unas pastillas junto a sus mismos consejos. Las tomé y a la semana ya estaba funcionando como campeón”, afirma.

“Me alegro mucho que me haya pescado y que concurriera al doc. Para los que me leen no siempre es necesario el médico”, le responde el especialista.

“Primero hay que pensar la razón del disparo corto y después ver la opción. A veces por nervios uno dura poco. En casi la mayoría de las veces es por un tema de concentración”, comenta Cariño.