El 16 de junio del año 2017, el administrador electoral del candidato presidencial de la derecha, Sebastián Piñera, Juan Francisco Galli, dio por aceptada una donación que ingresó al Servicio Electoral con el rut de Fernando Echeverría Vial. El monto aportado fue de $13 millones y de la transacción quedó registro en la cuenta corriente del donante, en la plataforma del Servicio Electoral y en la cuenta de destino.

Hasta ahí, no hay ningún problema, ya que la nueva ley electoral, promulgada en el año 2016, acepta el financiamiento vía aportes privados a las campañas por parte de personas naturales. Eso, según pudo constatar The Clinic Online, fue lo que ocurrió en este caso. Sin embargo, por una razón que no ha podido ser explicada por el Servel, los recursos que Echeverría Vial entregó como persona natural fueron adjudicados por el Servel en la planilla de ingresos de las Primarias 2017, documento disponible en la web, a una persona jurídica: Echeverría Izquierdo Ingeniería S.A. Esta compañía, en rigor, no existe, ya que la empresa que pertenece a Echeverría Vial –el donante- y otros socios, se denomina, según consta en el Índice del Registro de Comercio del Conservador de Bienes Raíces, Echeverría Izquierdo Ingeniería y Construcción S.A.

El asunto es complejo ya que según la ley 20.900 que modifica la Ley 19.884 y que entró en vigencia en el año 2016, está expresamente prohibido el aporte de empresas a campañas políticas.

De hecho se establecen una serie de protocolos que buscan hacer más transparente el financiamiento del proselitismo.

Por ejemplo, se especifica que todas las personas naturales pueden contribuir, sean de nacionalidad chilena o extranjera, pero deben tener 18 años de edad cumplidos al momento de realizar su aporte, y estar habilitadas legalmente para ejercer el derecho a sufragio en Chile. Además no se permiten contribuciones de personas naturales que tengan nacionalidad extranjera y residan en el extranjero, ni de personas jurídicas de derecho público o privado. Tampoco de los Consejeros del Servicio Electoral o de sus funcionarios directivos.

Si alguien desea que su nombre se mantenga en reserva, su donación no puede superar las 40 UF en el caso de las precandidaturas a la Presidencia de la República y un postulante se puede autofinanciar por un máximo cercano a los $550 millones.

Por todas estas circunstancias, la referencia que hace el Servel en su web a Echeverría se presta para suspicacias.

Consultado por The Clinic Online Echeverría aseguró: “Aquí hubo claramente una manipulación del Servel para afectar la candidatura de Sebastián Piñera y, de paso, a mí. Es tan burdo que la empresa que aparece en el listado no existe y mi rut está equivocado (falta el dígito verificador). Tengo en mi poder mi cartola de mi cuenta personal donde figura el traspaso en página web del Servel. En el menú mis aportes también aparece mi aporte personal correctamente así como en la línea 564 de los aportes a las primarias”.

Desde el comando de Piñera, Galli declinó referirse al tema.

En el Servel, en tanto, confirmaron la versión de Echeverría Vial respecto de que los dineros que se derivaron a Piñera salieron de su cuenta corriente personal, y no de una asociada a alguna empresa, pero no pudieron explicar qué ocurrió con la información donde se consigna otro nombre. Aseguran que el asunto será investigado.

El punto es que este error no es aislado. El año pasado, casi 500 mil personas fueron afectadas por un cambio inconsulto del lugar de votación. En esa oportunidad se concluyó que la crisis se originó en un error humano en el Registro Civil.

LOS APORTES DE SQM
Ayer, en tanto, Piñera debió responder a una revelación de El Mercurio respecto $4.9 millones de un pago realizado por parte de SQM a la Productora Pandemia Producciones, de la periodista María Inés Alliende Barbera, y que la Fiscalía investiga ya que se trataría de una factura ideológicamente falsa.

En su declaración, consigna El Mercurio, Alliende sostuvo que “las facturas dan cuenta de servicios que prestamos a Piñera para su campaña y para el cambio de mando, aunque se hayan emitido a una persona distinta de aquella a la que le prestamos los servicios, en el caso de la factura emitida a SQM”.

En tanto, un reportaje del centro de investigación Ciper Chile reveló que la empresa SQM rectificó un total de $103 millones ante el Servicio de Impuestos Internos, por servicios no prestados de cuatro proveedores de la campaña de 2009 de Sebastián Piñera.

Las rectificaciones realizadas en el año 2015 se dieron en el marco de la investigación que recae en la empresa minera no metálica por el financiamiento ilegal de la política.