Finalmente la derecha chilena, agrupada en el bloque “Chile Vamos”, no halló los argumentos jurídicos para presentar una acusación constitucional en contra del ministro del Interior, Mario Fernández. Esto por la situación en la Araucanía.

Pero como la derecha chilena no cede y se la ha pasado en interpelaciones, sí decidió formular una nueva instancia en la Cámara para interrogar a un ministro de Estado. En este caso Fernández.

Tras las reuniones de rigor, las bancadas de los partidos resolvieron que será el diputado del gremialismo, Gustavo Hasbún, el encargado de la interpelación.

“Hoy lo que la gente espera son respuestas más que andar buscando responsabilidades de carácter políticas y administrativas, sobre cuáles serán las medidas que adoptará el gobierno para garantizar la seguridad pública”, dice el propio Hasbún.

El legislador advierte, eso sí, que de no encontrar respuestas satisfactorias “vamos a iniciar una acusación constitucional contra el ministro”.

Entre miércoles o jueves se presentará la interpelación para que así sea votada la próxima semana.

Cabe recordar que Hasbún, actual diputado por La Florida,  impulsa su carrera al Senado precisamente por la zona. “Esto no tiene que ver con un tema de carácter electoral”, asevera.