Lo llaman “virus FIFA” y lo temen la mayoría de entrenadores del fútbol europeo. La influencia que tiene en las estrellas latinas los viajes de ida y vuelta para jugar con sus selecciones, más la posibilidad de caer lesionado en encuentros de alta exigencia, convierten las fechas FIFA en un condicionante que puede, incluso, decidir el curso de campeonatos. Porque nadie aventura en qué estado afrontan los partidos de Liga tras cada viaje.

Esta vez, además, la conclusión de las eliminatorias más emocionantes en años aportó una variable anímica. De vuelta a Europa, Alexis, Dybala, James, Gabriel Jesús o Luis Suárez lo comprobaron.

Alexis Sánchez es la imagen de la debacle chilena. La estrella de La Roja, un jugador pretendido por la mitad de los grandes clubes de Europa, no fue siquiera convocado por Arsene Wenger, que consideró que la situación anímica del jugador no era la adecuada para jugar frente al Watford, porque el “niño maravilla” aún le andaba dando vueltas a lo inexplicable; cómo al doble campeón sudamericano ni siquiera le alcanzó para disputar el repechaje.

Sin su mejor jugador, el Arsenal perdió y ya es sexto, a nueve puntos del City tras ocho jornadas.

James carga con buena parte del éxito de la clasificación de Colombia al Mundial de Rusia. Esta semana no falló el capitán cafetero, que no sólo marcó el gol ante Perú, sino que volvió a reivindicarse.

De vuelta a Alemania, James ocupó un puesto en el banquillo. En esta ocasión pudo estar motivado por el cansancio, si no fuese porque tampoco fue titular en el partido que marcó el regreso de Jupp Heynckes al Bayern.

Como le ocurrió en Madrid, James se ha quedado en Baviera sin su gran mentor, Carlo Ancelotti. Ahora, pese a que Heynckes asegura que ayudará al colombiano a “adaptarse”, aumentan los rumores sobre un posible fichaje en el mercado de invierno por un club italiano.

La celebración de Paulo Dybala, mientras, fue agridulce. Sin minutos en los dos partidos que certificaron la celebración directa de la Albiceleste al Mundial, la estrella de Dybala comenzó a apagarse en el momento en el que admitió: “Es difícil para mí jugar con Messi”.

Con el Mundial en el horizonte, Dybala necesita mantener un alto rendimiento en el Juventus para convencer. El sábado, ‘La Joya’ no disputó más que 25 minutos y falló en el minuto 95 el penalti que le hubiese dado al equipo de Massimiliano Allegri el empate contra el Lazio. Que hubiese evitado una derrota en Turín que no sufría la
‘Vecchia Signora’ desde hacía 783 días (39 partidos).

Luis Suárez completó una semana triunfal. Acabó con una racha de un año sin marcar con la Celeste y, cuatro días después, anotó un gol decisivo que salvaguardó el invicto del Barcelona, en su primera visita al nuevo estadio Metropolitano del Atlético de Madrid. Como Suárez, el brasileño Gabriel Jesús se ha subido a una ola triunfal. En Inglaterra, empiezan a convencerse de que se trata del “mejor joven desde la irrupción de Messi”, como dijo el
exinternacional Danny Murphy. El martes, Gabriel Jesús anotó dos goles con la Canarinha frente a Chile, volvió al Reino Unido y repitió doblete cuatro días después en la goleada del Manchester City frente al Stoke (7-2).