Ayer, Juan Antonio Pizzi cerró las puerta de Juan Pinto Durán por fuera. Dejó el informe de su proceso y con eso puso oficialmente fin a su periodo al mando de la Roja que, todos saben, no terminó de la mejor manera.

Con la selección acéfala, más allá que ya no urja la necesidad de preparar el Mundial, la ANFP ahora se enfoca de conseguir, con prudencia pero en el menor tiempo posible, a quien releve al rosarino.

El nombre que lidera las preferencias es el chileno Manuel Pellegrini. Pero al mencionarlo inmediatamete aparecen dos dificultades. El tiempo y la plata.

Pellegrini tiene contrato vigente con el Hebei Fortune del fútbol chino hasta fines de 2018. Y por eso, levantar la cláusula de rescisión, implica 7 millones de dólares.

Esa cifra es más del doble de los 3 millones anuales que dispone la directiva que dirige Arturo Salah para el próximo cuerpo técnico, cita El Mercurio.

Otro en la lista, que suena siempre, es Marcelo Bielsa. Pero al igual que pasa con el “Ingeniero”, sostiene el mismo medio, su salida del Lille es altísima.

Luego aparecen otros nombres quizá más al alcance de la realidad económica nacional. Uno es el mexicano Miguel “Piojo” Herrera, sondeado antes de Pizzi.

Juan Manuel Lillo, ex ayudante de Sampaoli en el Sevilla, y el sueco Sven-Göran Eriksson completan la lista.

Como se sabe, ya se auto descartaron los argentinos Eduardo Berizzo y Marcelo Gallardo.