En honor a la verdad, a la solidez de los hechos, la cosa es así. Una periodista de Chilevisión despachaba al aire la historia de un robo en una casa del barrio alto de Santiago y se mandaba este speach. “Recién, Karina, durante esta jornada los dueños de casa retornarían de sus vacaciones… afortunadamente fue la asesora del hogar la que pasó el susto y logró que los sujetos no le hicieran daño. Al parecer, ellas les pidió que no…”

El caso es que no vale la pena ahondar en lo que seguía del reporte de la periodista.