El gobierno de Corea del Norte insiste en que mantener sus armamentos nucleares no es una medida persuasiva, sino más bien una forma de protegerse.

Afirma Pyonyang que se trata de “una cuestión de vida o muerte” ante las constantes amenazas que sobre la península lanza Estados Unidos.

“Las armas nucleares de Corea del Norte están dirigidas a EE.UU.”, “no las usará contra otros países”, sostiene la directora del departamento norteamericano de la Cancillería norcoreana, Choe Son-hui, recoge RT.

“No vamos a negociar las armas nucleares, y EE.UU. tendrá que vivir con el estatus nuclear de Corea del Norte”, subraya.

Por eso es que Choe dice que “nuestras armas están diseñadas para proteger a nuestra patria de la amenaza nuclear constante de EE.UU.”