El presidente de la Corte Suprema, Hugo Dolmestch, conversa con El Mercurio luego de que ayer el tribunal resolviera levantar la prisión preventiva a los ocho comuneros detenidos a fines de septiembre en el marco de la llamada Operación Huracán.

“No son fallas judiciales, sino que son falta de argumentos”, responde, consultado sobre si es que hubo errores en el actuar del tribunal.

Respecto de las críticas frente a lo que aparece como revés para el gobierno y la Fiscalía, dice que “depende del lado que lo mire. Tienen toda la razón, porque si se está trabajando, se han gastado grandes medios, se han utilizado los elementos más importantes que pueda tener la policía y el Ministerio Público y todo esto fracasó, bueno, tendrá la crítica que ser un poco equivalente y cuerda”.

Estado de Derecho

Dolmestch también se refiere a las posturas respecto de si hay o no Estado de Derecho en la zona. “Pienso que la justicia por lo menos está realizando la labor que le corresponde y la policía también. Otra cosa es que la haga bien o la haga mal. Y otra cosa también es que tenga o no tenga resultados. Pero que haya una falta o quiebre de Estado de Derecho, eso por ningún motivo”, afirma.

En su opinión, el problema no es judicial ni policial, “es un problema de Estado. ¿Entonces cómo enfrentarlo? No soy el Estado y no puedo decir cómo hacerlo, pero eso es lo que advierto. No veo que esto se vaya a resolver con huelgas de hambre”.

El “fracaso” de la Ley Antiterrorista

El presidente del máximo tribunal del país también sostiene, a propósito de la coyuntura, que “la Ley Antiterrorista ha sido un fracaso al final porque no ha dado resultados. Tuvieron que echarse hacia atrás con la cuestión esta, pero la ley no es muy clara tampoco, es un poco genérica: no establece con cierta certeza cuáles son los elementos del tipo penal que se le tendría que aplicar al carácter de terrorista. Entonces, es una cosa que habría que mejorar, pero tampoco está en nuestros medios”.