Las primeras elecciones parlamentarias bajo la administración de Mauricio Macri han estado marcadas por el caso del joven de 28 años Santiago Maldonado, quien desapareció a comienzos de agosto tras haber participado en una manifestación de la comunidad Pu Lof Cushamen al sur de Argentina, que fue violentamente reprimida por Gendarmería.

Transcurridos 80 días desde aquel episodio, el cuerpo de Maldonado fue encontrado en un río próximo a la comunidad, aparentemente “sin señales de haber sufrido lesiones”, según indicaron los primeros resultados de la autopsia difundidos por el juez a cargo del caso, Gustavo Lleral.

Sin embargo, la incertidumbre que envuelve su fallecimiento sigue siendo una materia sensible para la sociedad argentina.

Prueba de esto es la manifestación que tomó lugar en la Escuela N°3 General San Martín, local al que Santiago Maldonado habría asistido a votar este domingo.

De esta forma, el establecimiento fue llenado con carteles con el rostro del joven que sorprendieron a los votantes.

Por su parte, durante el día de ayer, la familia del joven difundió una carta por redes sociales donde condenan los dichos del ministro de Justicia, Germán Garavano, quien afirmó que el resultado de la autopsia “pone en crisis” la hipótesis de que Santiago Maldonado murió a causa de golpes propinados por integrantes de Gendarmería.

“Debemos continuar esperando los resultados concluyentes de los peritos, garantizando que su trabajo sea realizado sin presiones de ningún tipo”, afirmaron en la misiva.

Además, hicieron un llamado para que Macri “exija a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que dé explicaciones detalladas de lo actuado en este caso por el Ministerio a su cargo y la Gendarmería”.