El Gobierno español consideró hoy que las autoridades regionales de Cataluña aún están a tiempo de impedir que el Ejecutivo de Madrid asuma las competencias autonómicas si retoman la legalidad y renuncian al proceso independentista.

“Se podrían cambiar las medidas que el Gobierno ha solicitado a la vista de los cambios que se pudieran producir en las circunstancias actuales”, declaró hoy a la prensa en ministro de Justicia, Rafael Catalá.

El Gobierno de Mariano Rajoy aprobó el pasado sábado cesar al presidente regional de Cataluña, Carles Puigdemont, y a su equipo, así como limitar las competencias del Parlamento regional y convocar elecciones antes de seis meses, ante la amenaza de secesión de esa autonomía española, medidas que deben ser ratificadas por el Senado.

En este sentido, la vicepresidenta del Ejecutivo español, Soraya Sáenz de Santamaría, también afirmó este lunes que el Gobierno catalán tiene una posibilidad: “ir al Senado y hacer las alegaciones oportunas”.

Sáenz de Santamaría, en una entrevista en la emisora de radio Onda Cero, aseguró este lunes que no ha habido ningún contacto desde el sábado entre el Ejecutivo de Rajoy y el de Puigdemont, y reiteró que este proceso ya está en manos del Senado, que el viernes aprobará previsiblemente las decisiones planteadas por el Ejecutivo.

El Partido Popular de Rajoy tiene mayoría absoluta en la Cámara Alta, y cuenta además con el apoyo de los socialistas (PSOE), principal partido de la oposición, y de Ciudadanos (liberales).

La vicepresidenta resaltó que “el Senado tiene capacidad de adaptarse a lo que Puigdemont y el Parlament (Cámara regional) hagan” en función de los acontecimientos que pueda haber esta semana.

La vicepresidenta subrayó que el Gobierno catalán (Generalitat) tiene aún la posibilidad de ir al Senado y hacer las alegaciones que crea conveniente.

“Será públicamente y será en el Senado donde, si la Generalitat quiere expresar lo que tenga por oportuno, puede hacerlo. Así oiremos a todos los que tienen que decir. Lo mejor es que las cosas se digan pública y abiertamente”, concluyó.

En esta misma línea, el ministro de Justicia explicó que “ahora es el Senado el que tiene que analizar la situación en la que estamos y las propuestas que le ha hecho el Gobierno para, en su caso, autorizarlas. Si entre tanto se producen situaciones nuevas, por ejemplo que el Parlamento de Cataluña adoptase cualquier acuerdo, veremos, paso a paso”.

“Ante cualquier novedad se producirán respuestas, bien por el Gobierno o bien por el propio Senado, dentro de este procedimiento (…) No nos anticipemos”, añadió el ministro.

El Parlamento catalán ha convocado un pleno para el próximo jueves día 26, a petición de la mayoría independentista de la Cámara, para responder a las medidas propuestas por el Gobierno español y analizar la situación política que se vive en Cataluña.