La cabeza del programa “Deportes en Agricultura”, Milton Millas (70), anunció esta semana que no seguirá trabajando en radio Agricultura, todo esto tras largos 23 años en el mismo lugar.

En conversación con LUN, Millas manifestó que “decidí dejar la radio, de la cual estoy muy agradecido. Pero las exigencias de mi vida personal me hicieron necesario no renovar, por lo que estaré hasta el 31 de diciembre. Desde el 1 de enero mi vida será otra”.

El hombre que llegara a la radio Agricultura en 1994 añadió que “lo venía meditando después de mi recuperación del cáncer a la próstata y a los ganglios. Quería tomarme un tiempo de descanso y no tener responsabilidades directas con la dirección y comercialización del programa. Por eso les he dicho a mis más cercanos que quiero tomarme un año sabático”.

Sumado a ello, también reconoció que “conspiraron mucho las exigencias que hizo la radio para continuar con el programa. Principalmente, de reducción de personal y de comentaristas que realizó la radio cuando nos sentamos a conversar la extensión del contrato del programa. Me dieron nombres propios y ahí quedó la conversación. Yo no dejo a mi gente abandonada después de cuarenta y cinco años. Me parecía una verdadera traición. No me gustó la exigencia y era prudente decir no de contrato y no seguir más”.

Al dejar la cabeza del programa, Millas se refirió al posible futuro que tendrán comentaristas como Patricio Yáñez, Caco Villalta, Romai Ugarte, Sergio Gilbert, Marcelo Vega, entre otros.

“Ahora el programa pasa a ser responsabilidad de la radio y de quienes la administren. Yo les dije a todos que se sintieran con total libertad de seguir trabajando ahí. Y que lo hagan y superen la calidad de programa que era cuando estaba bajo mi dirección. También que superen las ventas por conceptos de aviso. Eso último también es una labor importante para que sobrevivan los programas. Durante muchos años fui la principal venta de la Radio Agricultura y lo sigo siendo”.

En otros pasajes sostuvo que “yo creo que esos dos comentaristas que pidieron que se fueran van a tener que irse. Y el Pato Millas (su hijo) también. En todo caso, nuestra agencia de comunicaciones lo necesita. Si no, seguirá ahí cómodo en la radio como hasta ahora”.

-¿Este adiós es definitivo? Pregunto porque muchos comentan que tiene unos proyectos para el próximo año.

“La vida me ha enseñado que nada es definitivo. A veces me dan ganas de arremeter y vuelvo. Esto laboral es el arte de lo impensado. Hoy no tengo el más mínimo interés. Tendría que ser algo muy espectacular y demasiado conveniente como para pensarlo y replantear mi decisión. Me motivaría más que nada que sea un buen proyecto ganador. Pero eso es para más adelante. Por ahora necesito tener unas buenas vacaciones para disfrutar de mis seis nietos y también con mi compañera Solange, con quien tenemos planeado continuar nuestro viaje al Caribe. Con el tema de los huracanes no pudimos irnos a un crucero en Miami”, cerró frente al tema laboral.

Sobre el cáncer que le aqueja, señaló que “estoy casi de alta. Ahora solamente tengo controles semestrales. Me siento bien, con muchas ganas de disfrutar con mi familia”.