El director de cine, Tony Montana, se sinceró y relató el supuesto acoso sexual que habrìa sufrido por parte del actor estadounidense, Kevin Spacey, durante una noche de 2003 en un bar de Los Angeles mientras rodaba un documental.

Según consigna The Huffington Post, Montana dijo a Radar Online que aquella vez estaba en la barra tomando una bebida, cuando llega el protagonista de House of Cards.

Junto con detallar que puso el brazo sobre él, relató que “me dijo que me fuese con él, que saliésemos del bar. Entonces, me puso la mano en la entrepierna y me agarró el paquete”.

Agregó que Spacey le aclaró que “esto es señal de propiedad”.

Fue en ese minuto que Montana intentó zafar, pagando su bebida y retirándose del local. El profesional lo siguió insistentemente. “Le aparté de la puerta y le empujé…Uno de sus amigos estaba también en la cola del baño y le dije: ‘es hora de que te lleves a tu chico a casa’. Al final acabaron yéndose todos”.

Respecto al hecho, confesó que sólo lo había podido contar a terapeutas y que “sufrí estrés postraumático los seis meses siguientes. En todos los bares a los que iba miraba primero si estaba por allí o pegaba mi espalda a la pared”.

“es un asunto del que la gente no habla abiertamente. Es incómodo y aún siento lo que sentí en ese momento, intento evitarlo, pero cuando le veo lo recuerdo”, confidenció.

Vale decir que el representante del actor ya adelantó que “se está tomando el tiempo necesario para buscar evaluación y tratamiento” por esta lluvia de denuncias en su contra.