Sigue en el ojo del huracán la familia Lavín León, luego que el yerno del edil de Las Condes, Isaac Givovich, destapara una grave crisis familiar al denunciar al alcalde ante Impuestos Internos, denunciando que el excandidato presidencial le pidió ocultar pagos de su empresa GES Consultores a la campaña senatorial del año 2009.

En medio de esta situación, la hija del alcalde y esposa de Givovich, Asunción Lavín, dio una entrevista a Revista Caras junto a su marido donde emitió duros epítetos contra su padre.

En la revista se señala que la empresa de Givovich no pudo facturar servicio servicios prestados a la campaña de Lavín en 2009 a petición del actual edil, para no exceder el límite legal de gastos. El matrimonio Givovich Lavín señala según consigna Cooperativa que esta situación les causó una deuda de unos 200 millones con el Servicio de Impuestos Internos, acusaciones que han sido rechazadas por Joaquín Lavín.

En este sentido Asunción Lavín sostiene que “Que mi papá niegue todo es el primer dolor, pero que expongan nuestra vida y matrimonio; que inventen y barran el piso con nosotros, ¡no lo voy a permitir! Con Isaac peleamos por una causa justa”.

Más adelante la hija del político UDI señala que el quiebre original fue en 2008 cuando Givovich, desde su puesto en informática de la Municipalidad de Huechuraba, denunció irregularidades de la alcaldesa Carolina Plaza, de la UDI.

El hombre sostiene que “la UDI nunca me perdonó que haya destapado el primer caso de corrupción del partido hasta ese minuto incólume, donde estaban involucrados sus alcaldes. Fue la época de casos graves de corrupción en la Concertación, en que se politizó todo y me tiran una acusación en contra de haber arreglado una licitación de telecomunicaciones, en que ni siquiera fui formalizado”.

Givovich agrega que “Cuando quise hablar para defenderme, Joaquín me pidió que me escondiera hasta que terminara el proceso, para no dañar a la UDI. Cumplido ese plazo y libre de los cargos, tampoco pude hacerlo”.

Las cosas se habían arreglado en algo cuando Lavín padre ayudó monetariamente al matrimonio luego de un problema de salud de Givovich, y este ayudó de vuelta al hoy edil con su candidatura a senador por la V Costa.

Givovich cuenta que ahí se origina el problema actual, señalando que “Cuando empiezo a recibir facturas de los proveedores yo debía facturarlas a su vez a la campaña, y fue ahí cuando Cristina Bitar (jefa de campaña) me dijo que no podía facturarle a Joaquín Lavín, pero que sí lo hiciera a la UDI y a empresas a las que no les había prestado servicios”.

EL yerno de Lavín agrega que “Me negué porque entendí que era un delito. Hablé con el contador y me dijo simple: ‘no declares las compras, no factures a nadie y te olvidas’. Así lo hicimos, en una época en que no había problemas de financiamiento irregular de la política”.

Luego aparece el caso Penta, en el marco del cual Givovich sostiene que “Lavín supo que me buscaban y le encargó a Patricio Cordero (su ex generalísimo) que me contrate un abogado para que coordine mi defensa con los suyos. La idea inicial era que me escondiera, que me arrancara”.

La hija de Lavín sostiene sobre esta situación que en una reunión familiar de Lavín con sus hijos, donde se habría decidido que lo mejor era que Asunción y Givovich se divorciaran, aunque siguieran como pareja, para no dañar la imagen del jefe comunal.

Esta medida fue rechazada tajantemente por Asunción Lavín, quien habría encarado duramente a su padre.