“Nunca en la historia de Chile se había dado un fallo de esta naturaleza en que se altera la voluntad y el quórum del parlamento chileno con la decisión de un voto”, se queja el senador de la UDI, Iván Moreira, luego de que la Corte Suprema confirmara su desafuero. Esto en el marco de la investigación del caso Penta, indagatoria en la que se le acusa de haber emitido 9 boletas falsas por 38 millones de pesos al grupo fundado por Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín.

El hombre que defiende a ultranza la figura de Pinochet dice que respeta la decisión de la Suprema, pero que no la comparte. Que le duele. Y mucho.

Así como ha dicho en otras oportunidades, Moreira asegura que en su actuar no hay delitos tributarios. Acaso un infracción a al norma electoral.

Además, cuestiona a la Fiscalía y sostiene que “que es malo para la democracia que el Ministerio Público esté criminalizando la política chilena”.

“Esperamos que la próxima semana tengamos los argumentos que ha tomado por un voto la Suprema. Ha sido más que ajustada esta decisión. Como senador creo que en aras de la democracia habría pedido y pedía la totalidad del pleno de la Corte, lo que no fue así”, arremete.

Según el UDI, hay una persecución, pues “la Fiscalía ha actuado con arbitrariedad en sus decisiones porque hay casos de algunos políticos que por la misma situación mía, igual, les han dado suspensión condicional y en mi caso pidieron el desafuero”.