En medio de las múltiples críticas por discriminación, el director del Hospital Clínico Red Salud UC, Ricardo Rabagliati, salió a explicar la decisión de no incluir a la fallecida niña del Sename, Daniela Vargas en la lista de espera para un trasplante de corazón, argumentando “precariedad familiar”.

A través de una carta en El Mercurio, Rabagliati manifestó que “en el momento de la decisión, de someter a Daniela a un tratamiento de alta complejidad que requería necesariamente un cambio de vida radical, sin un adulto calificado dedicado a su cuidado el resto de su vida, habría sido desproporcionado y un mal para ella”.

Agregó que “en la decisión que se tomó, el elemento central fue el mejor cuidado de Daniela, fundado en el principio de proporcionalidad terapéutica, lo que implica evaluar intención, medios, fines y circunstancias”.

En otros pasajes, recalcó que “este principio ético es inherente a la práctica clínica y se centra en el compromiso con cada paciente de no someterlo a sufrimientos innecesarios”, manifestó.