Es viernes 17 de noviembre, el reloj marca las 12:40 y una publicación de Facebook de los Ases Falsos comienza a causar polémica en redes sociales.

La banda liderada por Cristóbal Briceño posteó un largo texto titulado como “mensaje político para mi mismo y para lectores tranquilos.

Ahí, el grupo señala que “Hace un par de años, cuando todavía veía las noticias, me pillé en una entrevista a Bachelet diciendo ‘Yo voy a hacer una confesión aquí… cuando yo apoyé el voto voluntario era porque yo estaba segura, creía yo, que los chilenos teníamos un espíritu cívico más alto… me equivoqué, porque la gente en verdad no tenía ese espíritu cívico tan alto’. ¡Y te equivocas de nuevo, mamá! le dije a la tele”.

En el punto dos señalan que “No votar también puede significar alto espíritu cívico, responsabilidad y decencia ciudadana”, argumentando además que “hay quienes no votamos porque amamos a nuestro país y nos rompe el alma verlo entregado a la sinvergüenzura”.

Más adelante en la publicación, el grupo sostiene que “Sí, cuando me abstengo lo hago con todo el espíritu cívico del que soy capaz. Lo hago por mi país. Abstenerse es un acto político así como disentir puede ser un acto de amor”.

Al llegar al punto tres el texto dicr que “no necesito educación cívica obligatoria -léase adoctrinamiento- para hacerle caso a mi olfato. ¡Es que es tanto lo que huele mal! ¡Quién en su sano juicio puede justificar la grotesca publicidad política de estos días! ¿quién puede justificar esas sonrisas forzadas, esos eslóganes vacíos, la indignación fingida, toda esa plata botada por los partidos? Los partidos… todo lo que tienen, todo lo que hacen es para pelear algún puesto. ¡Es así! Tú no necesitas a los políticos, ELLOS te necesitan a ti ¡Sin ti solo son fantasmas!”.

Ya en el sexto punto, Los Ases Falsos sostienen, “Por lo pronto no cuenten conmigo, yo quiero ser parte de la pequeña gran fisura, la que rompa el dique. ¿Y cuál es tu idea? te dirán ¿cuál es tu propuesta entonces, señorito artístico/anarquista? bueno… por ahora dejar de ser cómplice. No es una gran idea, pero es un comienzo. Cuando la gangrena avanza lo primero es amputar. Luego se hablará de muletas, de rehabilitación, de qué prótesis es la conveniente. Esta es hora de renuncia, no de trazar proyectos. Tranquilo el perro”.

Contestan los Dënver

Ante esta posición de abstención, Milton Mahan guitarrista y voz del grupo Dënver salió al paso de Los Ases Falsos y a través de una carta abierta en Facebook, le contestó a Cristóbal Briceño.

De acuerdo a lo señalado en Culto de La Tercera, Mahan sostiene que “La carta bajo la manga de la banda política después de todos mis años en escenarios y compartiendo con músicos de un gran número de países no me puede parecer más que una herramienta de marketeo, no inválida por eso, pero marketeo al fin y al cabo”.

Mahan agrega que “no puedo callar una vez leído lo escrito por mi colega Cristóbal Briceño, quien va por la vida adoctrinando, en un tono mesiánico que no puede no dejarme aún más perplejo”.

En la misma línea crítica, la voz de Dënver dispara contra el ego de su colega, explicando que “no puedo dejar de decirle a Cristóbal que su voto me da igual, pero lo irrisorio de su reflexión (no diría insensata, más que venga un músico a decirnos que el sistema está podrido como quién ha descubierto el funcionamiento de la rueda, me parece innecesario), pero en lo que como forma dialéctica persuasiva intenta conseguir, entre quienes supongo le siguen, no lo puedo pasar por alto”.

Mahan acusa que Briceño “siendo un posible portavoz para muchos jóvenes ¿Cuántos jóvenes se tomarán en serio una más de las payasadas de mi colega? Digo jóvenes porque sabemos que es a quienes desea influenciar, a quienes intenta legar su ideología para cuando él ya no esté. Trato de hacer el ejercicio pero no visualizo a toda la sabiduría, por ejemplo de mi abuelo, leyendo el Facebook de su banda y recapacitando sobre la abstención de su voto; no. Sabemos que eso no sucede, que este mensaje no llega a quienes tienen ya su opinión formada, que este mensaje va a quienes están más vulnerables, a quienes están en proceso de formación de su pensamiento, a quienes ven en un estilo desgarbado un personaje que pareciera tener tanto tiempo disponible para tocar la guitarra que puede y expeler más canciones de las que necesita este mundo”.

Haciendo política ficción, Mahan sostiene “Digamos que el texto de mi colega consigue lo que él andaba buscando; una reflexión tan generalizada que logra mover a tantos jóvenes a la abstención que la extrema derecha sale fortalecida de esto. No quiero ni imaginar ese escenario, porque aunque es muy dulce el pensamiento de no querer sentirse parte de esta podredumbre lo somos, ahora mismo dando mi opinión por esta red social lo soy y lo asumo no sin algo de vergüenza”.

El guitarrista señala que “yo en lo personal voy a votar, no me voy a abstener porque ese voto no es para mi, le concedo que quizás no logremos lo que deseamos, que quizás en 4 años más nos miremos a las caras y digamos que no se consiguió nada, ni siquiera tengo la ilusión para serles franco, pero, y aquí es donde más me interesa hacer hincapié, mi voto no es por mi y el tuyo, amiga o amigo que lee , tampoco debería serlo para ti”.

Explicando su última posición el hombre de Dënver define que “Al menos yo voy a votar para que el amigo extranjero se pueda sentir más seguro y acogido en este país, suceda eso o no, dejaré caer la papeleta con toda la ilusión pensando en que hay que defender todo lo que costó sacar adelante las tres causales del aborto y anhelando a que avanzaremos. Voy a ir a votar porque se que este sistema está manejado por dos grandes movimientos empresariales; el privado y el público. Siendo el estado la empresa que se encarga de “proteger” nuestros intereses ¿Por qué vamos a darle otra empresa más a los empresarios? ¿Por qué vamos a darle la única empresa que, lo haga mal o bien, es la única que se encarga de velar por los intereses comunes? ¿Por qué si todos sabemos que el estado está muchas veces de manos a atadas frente a los empresarios, y que en verdad un gobierno de cuatro años no está más que para hacerle el aguante a toda la presión que meten quienes están en el poder para tener más y más poder, para generar más riquezas a costa de una desmesurada e irracional administración de los recursos naturales y que le pertenecen a sus ciudadanos y no a un grupo privilegiado de personas?”.

En el último párrafo de su texto, Mahan sostiene que “No somos quienes los músicos para decidir por ustedes que deben hacer. Históricamente quienes nos dedicamos no hemos sido los mejores ejemplos a seguir como personas así que nunca me he sentido ni me sentiré capaz de ser el portavoz de ninguna generación, hago esto no para disuadir, sino más bien para aclarar, para que ojalá esa niña o joven no se confunda con la neurosis que pueden tener todos los cristóbales de este mundo que lamentablemente tenemos que estar leyendo a diario”.