Es domingo y en Chile ya se sabe que la elección presidencial se definirá en segunda vuelta en diciembre. Y que seguramente será el senador Alejandro Guillier quien se mida con Sebastián Piñera. Pero el dato, pese a que es relevante, no basta para advertir una cuestión mayor: las encuestas no vieron una.

Al revisar las mesas escrutadas hasta eso de las 20:30 horas se ve que Piñera, quien lidera la votación, llega a 1.631.651 de las preferencias, lo que le otorga el 36,67%. Es cierto, el exmandatario gana esta primera vuelta, pero con un porcentaje mucho menor al que habían proyectado todos los sondeos. Vamos viendo.

De todas las encuestas, según los datos que recoge la radio U. de Chile, lejos la que menos se acercó es Cadem, que al magnate lo había ubicado como el ganador de este domingo con un 45% de las preferencias.

“Tengo muy poca confianza en lo que fue Cadem, que tuvo mucha influencia pero que ha tenido muy poca relación con lo que está ocurriendo”, dice al respecto el senador del PS, Carlos Montes.

Tan perdidas como Cadem se ven ahora también la encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP) y el estudio Cerc-Mori que dirige Marta Lagos. Ambas le otorgaban 44% al expresidente.

Menos desorientada, pero no por eso cerca de lo que dicen los números aparece también Adimark. Según ésta, Piñera llegaba al 40%.

Aún lejos, pero con un poco menos de margen de error se ven los sondeos UDD-El Mercurio y Criteria-Research. En sendos casos, Piñera figuraba con el 39% de los votos.

Respecto de Guillier, las investigaciones están menos perdidas que con Piñera. Adimark y Cadem se acercaron bastante (21 y 23%, respectivamente).

Donde definitivamente las encuestas políticas no dan el ancho, salvo UDD-El Mercurio, es en cuanto a la estimación de los votos de Beatriz Sánchez, candidata del Frente Amplio. Acá la CEP le erra con todo. Según dijeron, la periodista sólo sacaría el 8.5%. Muy lejos del 20% que está obteniendo con el 78% de las mesas escrutadas.