La cadena estadounidense CBS News anunció hoy el despido del presentador Charlie Rose después de que varias mujeres denunciaran haber sufrido acoso sexual por su parte.

En un comunicado público, la CBS News atribuye la decisión al “comportamiento perturbador e intolerable” que tuvo el periodista con algunas de las mujeres que trabajaron con él en su programa de entrevistas.

Pese a reconocer la “importante contribución” de Rose, la CBS aseguró que “no hay nada más importante que asegurar un entorno seguro y profesional de trabajo” en el que “todo el mundo pueda llevar a cabo su trabajo de la mejor forma posible”.

El programa de entrevistas de Rose llevaba en antena desde 1991 y se había convertido en todo un emblema de la CBS.

Una de sus últimas intervenciones, al margen de sus apariciones en televisión, fue cuando mantuvo una conversación pública con el presidente argentino, Mauricio Macri, el 7 de noviembre, durante su visita oficial a Nueva York.

El diario The Washington Post reveló este lunes que ocho mujeres acusaron a Rose de haberlas acosado sexualmente, y reportaron haber sido manoseadas en sus pechos, glúteos o genitales.

Las supuestas víctimas, que trabajaron en su programa entre finales de los 90 y 2011, explicaron que Rose solía andar desnudo en su presencia y realizaba llamadas telefónicas subidas de tono.

Las ocho víctimas tenían edades comprendidas entre los 21 y los 37 años en el momento de los presuntos abusos, y tres de ellas revelaron sus nombres.

En declaraciones a medios locales, Rose pidió sus “más sinceras disculpas” por su “comportamiento inapropiado”, del que se siente, dijo, “profundamente avergonzado”.

Sin embargo, el periodista afirmó que algunas acusaciones no eran del todo “exactas” y aseguró que siempre había pensado que sus actos obedecían a “sentimientos compartidos” con las mujeres, aunque ahora es consciente de que estaba “equivocado”.

En el comunicado de CBS News, firmado por su presidente, David Rhodes, la cadena sostiene que, tras haber informado de los escándalos de abusos sexuales que se han denunciado en las últimas semanas, la compañía sostiene que perdería toda su “credibilidad” si no tomase la decisión de despedir a Rose.

Una antigua becaria, y posteriormente productora, que trabajó con Rose en 2007, Reah Bravo, denunció haber sido víctima de abusos sexuales mientras trabajaba para el periodista su casa, así como durante viajes con él en coche, en la suite de un hotel y en un avión privado.

“Han hecho falta 10 años y un esfuerzo cultural impresionante para que yo entienda que estos episodios eran lo que eran”, aseguró la exproductora, y añadió: “Él era un depredador sexual y yo era su víctima”.