El vicepresidente de Televisiva, Adolfo Lagos Espinosa, murió producto de una bala que salió del arma de uno de sus escoltas.

Así se desprende de las crónicas de las últimas horas que dan cuenta de un vuelco total en el caso de deceso del ejecutivo, acontecido dos días atrás.

De acuerdo a lo que recoge El País, la fiscalía de México reconstruye así los hechos que se desataron cuando Lagos paseaba en bicicleta en la zona arqueológica de Teotihuacán. Y en donde supuestamente había sido asaltado.

El organismo persecutor ha recogido los testimonios de quienes acompañaban al ejecutivo al momento del presunto ataque. Además de la persona que paseaba junto a él.

Cita el medio español que, en su declaración, ha sostenido que dos personas transitaban en sentido opuesto a ellos y una iba armado. “Uno sacó una pistola e instantes después se escucharon varias detonaciones, posteriormente observó como estos individuos corrían hacia una nopalera, al tiempo que continuaban disparando armas de fuego”, cita recientemente la Fiscalía.

“El resultado de las pruebas realizadas por ambas dependencias es coincidente en determinar que la bala que fue extraída del cuerpo de la víctima, por sus características balísticas, fue disparada por el arma que manejaba la camioneta”, dice la Fiscalía.

De todos modos, el caso no se ha cerrado, y la Fiscalía trabajar para esclarecer las circunstancias en que Adolfo Lagos Espinosa pierde la vida.