Quiénes, dónde, por qué, son algunas de las preguntas que se instalaron en la opinión pública luego de que hace ya 24 horas atrás el candidato presidencial de la derecha, Sebastián Piñera, denunciara en una entrevista radial que en la primera vuelta hubo ciudadanos que recibieron votos que venían marcados con las opciones de Alejandro Guillier o Beatriz Sánchez.

Piñera no se ha corrido de su postura, acaba de hablar en Radio Bío-Bío e insistir en el hecho. “Nunca he acusado fraude”, dice. “La opinión del Gobierno y Alejandro Guillier es exagerada”, opina; pero la polémica no cesa y aún no presenta pruebas para respaldar la acusación. Es más, el magnate asegura que “la reacción es orquestada y planificada”.

Para poner el asunto en contexto, eran pasadas las 8 de la mañana del lunes último cuando en el programa #SiYoFueraPresidente, que transmiten de manera conjunta las radios ADN, Concierto, Rock&Pop y Futuro, Piñera denunció: “a mí no me gusta poner en duda nuestro sistema electoral, porque eso es parte del patrimonio del país, porque sería primera vez que eso ocurriría en democracia. Lo que sí ocurre en todas las elecciones es que algunos se pasan de vivos. Usted vio que muchos votos en la mesa estaban marcados previamente, o lo vimos todos el día de la elección, y estaban marcados por Guillier y por Sánchez, no por nosotros”.

En el mismo espacio, Piñera no daba nombres y respondía que “lo que yo vi el día de la elección y lo mostraron todos los canales de televisión y todas las radios, es que a mucha gente le pasaban un voto que ya estaba marcado en favor de Guillier o de Beatriz Sánchez”.

En ese momento y posteriormente, en un punto de prensa desde Puente Alto, el exmandatario evitaba hablar de denuncias y se limitaba a subrayar que para el balotaje harían el esfuerzo de tener apoderados en las mesas de todo el país.

Pero las respuestas eran insuficientes, porque, aunque esta mañana afirmaría que nunca ocupó la palabra fraude, se leía (y no bajo el agua) que su tesis era de frentón instalar la idea de que, en parte, se vició la elección. Porque votos marcados previamente no es otra cosa.

El asunto -se recuerda- es que ni en el comunicado público que dio a conocer durante la tarde de ayer ni en la última conversación radial de la mañana de este martes con Radio Bío-Bío, Sebastián Piñera presentó hechos concretos con los que pudiera respaldar su acusación.

 

“Yo me arrepiento de muchas cosas” es la frase que se le escuchó pronunciar al ser consultado por si efectivamente no pensaba que mejor habría sido evitar la denuncia.