Tibio comenzó el último y definitivo debate presidencial organizado por la Anatel, donde Sebastián Piñera y Alejandro Guillier, expusieron sus puntos de vista.

A medida que corrieron los minutos, fueron las largas respuestas del senador y algunas evasivas de Piñera las que empezaron a darle temperatura al foro, pero desde la mesa de los interpeladores.

Los tiempos se respetaron poco por lado y lado, lo que generó que muchas de las contrapreguntas de los periodistas José Antonio Neme, Mónica Rincón, Consuelo Saavedra y Cony Santa María no llegaran a buen puerto.

En el caso de Guillier la consulta de si es para siempre la condonación del CAE para el 40 por ciento más vulnerable, recibió largas respuestas que terminaron generando la interpelación del propio Piñera, el que presionó al candidato de Fuerza de Mayoría para que finalmente contestara “Sí, es para siempre”.

Por otro lado Piñera fue cuestionado por el caso de las listas de espera de salud que fueron eliminadas administrativamente y también por sus dichos acerca de los votos marcados y de si eso significaba un cuestionamiento a la institucionalidad electoral, a lo que el candidato respondió que nunca ha dudado de la labor del Servel.

Donde sí coincidieron ambas cartas a La Moneda fue cuando les preguntaron si sacarían a su cargo al general director de Carabineros, Bruno Villalobos, por el caso de fraude calificado como Pacogate. Piñera y Guillier argumentaron de distintas maneras pero ninguno contestó que removería de su cargo al máximo cargo de la institución.

“Un Presidente no designa ministros ni destituye comandantes en jefe mientras no sea Presidente. Pero le puedo decir que vamos a modernizar a Carabineros” sostuvo la carta de la centroderecha.

Guillier en tanto, manifestó que “hasta donde yo tengo entendido el general Villalobos no está involucrado. Hacer cambios de esa magnitud por da un golpe de autoridad no tiene mucho sentido”.

Cuando apareció el tema del juez Calvo el estudio volvió a ponerse tenso, donde Guillier aseguró que fue la Corte Suprema la que calificó como “conducta reprochable” asistir a un sauna gay. Más adelante dijo que su cuestionamiento no es “moralina” ya que el problema se da cuando “en el ejercicio de tu cargo, expones tu cargo”.

Luego de eso Piñera arremetió declarando que “le destruyeron la vida al juez Calvo por ser homosexual. No estoy asignando culpas ni responsabilidades”.

En el tema previsional, Guillier insistió en su tesis de que hay que terminar “con el monopolio de las AFP” aunque Piñera le replicó que no está de acuerdo con el senador ya que “quiere meter la mano a los ahorros previsionales de los chilenos”. El aludido contestó que “Las platas individuales son de cada uno y no se tocan, ni ahora ni en el futuro”.

Ya en el área económica, Piñera cuestionó el costo del programa de Guillier, declarando que cuesta 40 mil millones en vez de los 10 mil millones de dólares mencionados, acusando que “está vendiendo humo”. La carta de Fuerza de Mayoría le contestó que era difícil costear el programa de Piñera si él quería echar atrás la Reforma Tributaria.

En uno de los disparos más directos, el exmandatario sostivo que “Es probable que dependiendo de quién gane se afecte la bolsa, pero no es lo importante. No estoy de acuerdo con decirlo en una campaña”.

El periodista en tanto replicó cuestionando las cifras de la primera administración del también empresario, asegurando que “no son campeones del crecimiento” y que “recibió el país creciendo en un 2,5% y lo devolvió en un 2,4%. Echarle la culpa al gobierno anterior cuando no fue capaz ni de capitalizar el cobre, no me parece que sea una buena gestión”.

En los minutos finales le pedían a los candidatos hablar de una cualidad de su contendor. El primero en responder fue Piñera, quien dijo que “es senador de la República, fue un gran periodista, no pongo en duda sus aptitudes personales, pero no tiene experiencia, ni equipo, ni programa”.

Cuando llegó su turno, Guillier contestó que “es hábil en los negocios, eso no se puede negar, aunque juega un poquito al límite. Pero él ya fue Presidente de Chile y no hizo las cosas que ahora anuncia. En el campo de los negocios puede que sea un hombre exitoso, pero para ser Presidente la experiencia que tuvo no fue la mejor para el país”.