Este domingo, como ya se ha hecho costumbre desde la elección de 1999 que enfrentó a Ricardos Lagos con Joaquín Lavín, Chile vivirá una nueva jornada de balotaje presidencial para elegir a quien dirija los destinos del país entre marzo de 2018 y el mismo mes de 2022.

Así, el expresidente Sebastián Piñera (2010-2014) y el senador Alejandro Guillier se enfrentarán en la urnas de todo el país. Se espera una lucha estrecha, cerrada. Pepe Auth, diputado y experto electoral, vaticinó una diferencia de menos de 30 mil votos.

Entonces, para ambos comandos, cada voto será significativo, por lo que definen la lista de los personeros que estarán supervisando el conteo de votos.

En la derecha, Piñera dispondrá de sus hijos y de exintegrantes de su gobierno para chequear lo que pasa en las 43.052 mesas que habrá a los largo del país. “Diría que la región Metropolitana la tenemos completamente cubierta”, expresa Cristóbal Lira, ex subsecretario y jefe de los apoderados del comando, recoge El Mercurio.

Además de los apoderados de mesa desplegados por todo el territorio, el comando de Piñera dispondrá de un call center para disipar inquietudes.

Por el lado de Guillier, se dividirá por zonas a figuras del oficialismo. Entre éstos, estarán el abogado y excandidato a diputado, Fernando Atria, la diputada Camila Vallejo y el exministro Isidro Solis . Todo el operativo estará coordinado por Osvaldo Correa.

“El apoderado de mesa cobra fuerza cuando todo indica que va a haber una elección estrecha”, dice Correa.

Al igual que en el piñerismo, en el guillierismo apuntan a cubrir todo el país.