Alejandro Guillier atiende a la prensa cuando ya transcurrieron más de 16 horas desde que las cifras del Servel confirmaran que había sido vencido por Sebastián Piñera en el balotaje por nueve puntos de diferencia. Sigue masticando la derrota y hace algunas confesiones.

“No sé si la palabra sea líder, pero tengo conciencia que tengo una enorme responsabilidad (…) aquí nadie puede restarse al llamado de la patria”, dice al ser consultado por su lugar en lo que será la oposición al gobierno de la derecha.

“Estaré disponible en la primera línea”, afirma, antes de contestar si es que cumplirá la proyección planteada respecto de dejar la actividad en cuatro años más. Sobre esto último, apunta que lo había sostenido previo al balotaje. Cuando pensaba que iba a ganar. Pero que ahora el escenario es otro. Igual no responde directamente.

Luego, tras plantear que en su opinión un presidente cuando deja de serlo pasa a servir al país independiente del color político que representa, expresa que estará disponible, pero que del mismo modo será generoso si surgen nuevos liderazgos.

En cuanto al resultado de la elección, 630 mil votos más en favor de Piñera, dice que el país ha cambiado una enormidad… “Piñera estaba tan desconcertado como yo con el resultado”. Sólo que más contento, admite no haber estado a la altura de las circunstancias. “Espero tener un liderazgo más claro. Más firme”, sostiene.