“Mi sensación personal, considerando la ventaja de Piñera, me suena a mí que lo que ha ocurrido no es meramente lo que han dicho algunos políticos de izquierda dando explicaciones como que ‘estos no votaron’, que ‘estos llegaron demasiado tarde’, que ‘faltó el apoyo o trabajo en las calles’, como que esto fuera un fenómeno puramente electoral basado en maniobras o estrategias”.

Así comenzó esta mañana su reflexión el escritor Fernando Villegas en el programa “Las cosas por su nombre” de Radio Agricultura, en la que expone que hubo un “rechazo nacional a una política que venía”.

Esta afirmación la sostiene asegurando que “es transversal en el tipo de personas que votaron. Si ustedes se fijan en la gente que salió a celebrar, en la gente que votó, no es un tema de empresarios, ricos o clase alto”.

Añadió que aquí “votó toda clase de gente que no le gustó lo que hubo, no les pareció bien. Ellos (izquierda) siempre han creído que están representando a la calle, a la señora Juanita, pero en el fondo se estaban representando a sí mismos. A eso, más la amenaza de lo que venía, produjo un rechazo nacional”.

A renglón seguido, el también panelista de Tolerancia Cero enfatizó que “si hubo una emoción que estaba prevaleciendo en el país, por lo menos en la gente que votó por Piñera, era miedo a que el país definitivamente cayera en un pantano en los que caen siempre los regímenes populares o populistas, en que hacen énfasis en la distribución del ingreso, en la equidad o igualdad”.

Advirtió en este punto que aquellas son “cosas que suenan muy bien en un texto, pero que en la práctica se traducen siempre en parar la actividad productiva y gastar lo que haya hasta que finalmente se produce la ruina… y con la ruina viene el conflicto polìtico, y después viene lo que vemos en Venezuela, la represión y alguna forma de dictadura como lo está haciendo Maduro que elimina instituciones y crea otras a su imagen y semejanza”.

Villegas expone que “aquí pasan las mismas cosas que en todas partes, y la gente por último lo temía y por eso fue un rechazo generalizado y fue un voto prestado por miedo, por un acto de desconfianza a lo que podía venir”.

En el oficialismo “no han sabido diagnosticar el país, cómo ha cambiado, esta división entre los ricos y los pobres, donde ellos representan al pueblo sufriente y explotado y donde los otros son los explotadores, ese mundo se acabó hace rato y se sigue acabando día a día”, sentenció.