Una jornada notable tuvo este martes el portero chileno Claudio Bravo, quien primero le mandó un tapabocas de tamaño mundial al diputado electo Sebastián Keitel y luego fue genio y figura con el Manchester City, atajando un incluso un penal.

Todo comenzó cuando el deportista nacionalizado chileno, Arley Mendez, ganó el premio al mejor de los mejores entregado por el círculo de periodistas deportivos, ante lo cual salió una inesperada crítica.

El electo diputado de Chile Vamos y exatleta, Sebastián Keitel, criticó la situación, manifestando que “feliz de que más deportistas extranjeros se nacionalicen chilenos, es notable para el crecimiento social y deportivo del país, pero para recibir el premio “mejor de los mejores” me parece importante regular que al menos lleven compitiendo 3 o 5 ańos por Chile…”

Ante esta situación apareció una réplica de Claudio Bravo, quien le contestó a Keitel que “independiente de su lugar de nacimiento. Para mí el respeto máximo. A quien representa nuestra bandera de Chile con triunfo, valor, respeto y compromiso”.

El llamado alguna vez hombre blanco más rápido del mundo, reaccionó luego con dos mensajes donde sostuvo que es orgullosamente facho y se desvió el tema acusando que el meta de la Roja habla para los que no votaron por Piñera.

“Claudio, me extraña de tu parte… No intentes tergiversar o poner en duda mi enorme respeto a los grandes deportistas chilenos (incluido tu persona)… hablo de un premio específico (que gane el 94′) y NO de “derechos” generales que tienen que tener todos los deportistas por ley” sería el primer texto.

Luego vendría algo más político de Keitel, al señalar que “Me podrán tratar de xenófobo (muy lejos de serlo), de facho (orgulloso de serlo), pero así no podrán cambiar el resultado del las elecciones del domingo. Claudio Bravo no trates de poner en duda mi respeto por los deportistas chilenos y así quedar bien con el 45 por ciento del país”.

Durante la tarde, Claudio Bravo coronó su combo breaker atajando un penal y siendo una de las figuras del Manchester City frente al Leicester, que avanzó a semifinales de la Copa de la Liga.