Como si para la fanaticada futbolera no fuera ya suficientemente doloroso pensar que en seis meses más se estará mirando el Mundial por la TV, apoyando a una selección prestada, el ranking FIFA que se publica esta mañana no ayuda. De hecho, ahonda en el sufrimiento.

Sí, porque cuesta creerlo, cuesta masticarlo, los números no ayudan a comprender la realidad. La Roja no va a Rusia, pero cierra el año como la décima mejor selección del orbe. O sea, en un ejercicio de simpleza intelectual, se pensaría que está Chile y 22 selecciones más en Rusia. Mas no es así.

Durante este 2017 que ya se va, la selección estuvo incluso en una mejor posición. Fue cuarta. Y luego, tras caer en la final de la Copa Confederaciones frente a Alemania (acaso el principio del fin) bajó al séptimo lugar.

Como dato anexo, para sentir aun más rabia o dolor, hoy la selección chilena se ubica en el escalafón mejor que Perú (11), Dinamarca (12), Colombia (13), Inglaterra (15), México (16), Croacia (17), Suecia (18) y Uruguay (21),  todos equipos que sí van al Mundial.