La ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich, se reunió hoy con representantes de tres provincias de la Patagonia y acordó la creación de un “comando unificado” para hacer frente a los grupos de mapuches que emplean la violencia en la zona.

El cuerpo tendrá como objetivo “promover el trabajo en equipo entre las fuerzas federales y provinciales”, según anunció la ministra, y operará en las provincias del sur argentino de Neuquén, Chubut y Río Negro, en el área fronteriza con Chile.

Esta medida busca hacer frente al movimiento indígena Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), al que Bullrich se refirió como un “movimiento etnonacionalista que practica una violencia extrema”, y aseguró que no reconoce al Estado argentino y “promueve una lucha insurreccional”.

La RAM, a la que las autoridades argentinas atribuyen “al menos 70 atentados en el último tiempo”, actúa en zonas con muy baja densidad de población del país, y mantiene contactos “permanentes” con otros grupos mapuches chilenos, en concreto la Coordinadora de Comunidades en Conflicto Arauco-Malleco (CAM), debido a las “porosas” fronteras de la zona, apuntó la ministra.

La actuación de las fuerzas policiales frente a las comunidades indígenas ha sido muy polémica durante la presidencia de Mauricio Macri, con la muerte a comienzos de este mes de un mapuche durante el desalojo de unas tierras ocupadas.

Este hecho se sumó al que tuvo lugar en agosto de Santiago Maldonado, un activista que escapaba de la policía tras participar en una protesta.

En la reunión en la que se acordaron las medidas para enfrentar a la RAM estuvieron presentes, además de Patricia Bullrich, los ministros de Seguridad de las provincias de Neuquén, Mariano Gaido, de Río Negro, Gastón Pérez Esteban y de Chubut, Pablo Durán.

También participaron del encuentro los secretarios de Estado de Seguridad, Eugenio Burzaco, de Seguridad Interior, Gerardo Milman, y de Cooperación con los Poderes Judiciales, Ministerios Públicos y Legislaturas, Gonzalo Cané.