El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, anunció hoy que está trabajando en la conformación de un nuevo gabinete de ministros “de reconciliación”, tras la crisis política desatada en su país por un fallido pedido para que sea destituido y el indulto que otorgó al exmandatario Alberto Fujimori.

Kuczynski señaló, en un mensaje en su cuenta en la red social Twitter, que trabaja en esta tarea junto a la primer ministra, Mercedes Aráoz.

“Me encuentro trabajando con la Premier @MecheAF en nuestro nuevo gabinete de la reconciliación. Muy pronto novedades”, indicó.

Aráoz ratificó hoy su respaldo a Kuczynski tras el indulto humanitario otorgado el pasado 24 de diciembre a Fujimori, quien cumplía una condena a 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidad.

La primera ministra también dijo que Kuczynski le ha ratificado su confianza en el cargo, tras lo cual confirmó que “algunos ministros han decidido dar un paso al costado”, por la cual evalúan la composición del Ejecutivo para “llegar a una situación de reconciliación certera”.

Los ministros que ya han renunciado a sus cargos han sido Carlos Basombrío, en el despacho del Interior, y Salvador del Solar, en Cultura.

Basombrió presentó su renuncia la semana pasada, en medio del pedido de destitución de Kuczynski que presentó un sector del Congreso tras conocerse los vínculos del mandatario con la empresa brasileña Odebrecht, mientras que Del Solar se sumó a las dimisiones de funcionarios y asesores tras el indulto a Fujimori.

El presidente peruano cumplió hoy su primera actividad oficial tras haber anunciado el indulto a Fujimori el pasado domingo, y tomó el juramento del exdirector de la Policía Nacional Vicente Romero como nuevo ministro del Interior, en reemplazo de Basombrío.

Mientras que el pedido para su destitución fue archivado el jueves pasado por el Congreso gracias a la abstención de un grupo de legisladores fujimoristas, tres días después Kuczynski indultó a Fujimori por razones humanitarias, al considerarse que padece una serie de enfermedades y su salud puede agravarse en prisión.

Fujimori fue condenado en 2009 a 25 años de prisión como autor mediato (con dominio del hecho) del asesinato de 25 personas en las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), perpetrada a cargo del grupo militar encubierto Colina, y por el secuestro de un periodista y un empresario en 1992.