A través de su cuenta de Twitter, el director ejecutivo para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, expresó sus dudas respecto al verdadero motivo que gatilló el indulto al expresidente peruano Alberto Fujimori, condenado en 2009 a 25 años de cárcel por su responsabilidad en delitos de asesinato con alevosía, secuestro agravado y lesiones graves, ocurridos en 1991 y 1992.

En su mensaje, Vivanco mencionó que Fujimori recibió visitas en la cárcel y llamadas telefónicas por parte de congresistas del bloque contrario al gobierno de Pedro Pablo Kuzcynski, los que finalmente se inclinaron por votar en contra de la destitución del actual Mandatario.

“Curioso: días antes de recibir el indulto por su “delicado estado de salud”, Fujimori recibió varias visitas en la carcel e hizo numerosas llamadas telefónicas a congresistas”, colgó Vivanco, junto con adjuntar un artículo de la agencia Reuters.

La noticia seleccionada detalla que “el día anterior al voto y durante las horas de debate (por la eventual destitución de PPK bajo el argumento de ‘incapacidad moral’), Fujimori recibió visitas en la prisión o habló por teléfono con al menos siete de los 10 congresistas que rompieron el pacto del partido en favor de mantener a Kuczynski en el poder”.

Esta tesis ya había sido mencionada por Vivanco el 24 de diciembre pasado, cuando PPK visó el indulto a Fujimori sorpresivamente y bajo argumentos que apuntaban a su delicado estado de salud.

Cabe destacar que el actual Presidente peruano estuvo al bode la destitución debido a la información que vinculó a una de sus empresas con la constructora brasileña Odebrecht -protagonista de uno de los mayores casos de corrupción del último tiempo en el continente- a través de pagos por asesorías y consultorías.