En una carta que se publica este miércoles en El Mercurio, el cura Raúl Habsún escribe lo siguiente: “En columna del 31 de diciembre, la Presidenta Bachelet asegura que el Chile que recibirá al Papa Francisco es hoy “plenamente democrático, más justo, inclusivo y digno” que el visitado, 30 años atrás, por San Juan Pablo II”.

Al respecto, asevera que por las citas papales de que hace gala su columna “hace presumir que su autora conoce bien la Encíclica “El Evangelio de la Vida””.

Recuerda Hasbún, que en ésta, “San Juan Pablo II califica de “Estado tirano” al que “presume de poder disponer de la vida de los más débiles e indefensos (…) ante una trágica apariencia de legalidad”. El ideal democrático resulta entonces “traicionado en sus mismas bases”. Agrega el Santo Padre: “¿Cómo es posible hablar todavía de dignidad de toda persona humana, cuando se permite matar a la más débil e inocente? ¿En nombre de qué justicia se realiza la más injusta de las discriminaciones entre las personas, declarando a algunas dignas de ser defendidas, mientras a otras se niega esta dignidad?””.

Entonces opina que -citando al papa- “cuando una mayoría, parlamentaria o social decreta la legitimidad de la eliminación de la vida humana aún no nacida, inclusive bajo ciertas condiciones, ¿acaso no adopta una decisión ‘tiránica'”.

Por ello, Hasbún afirma que este Chile que recibe al papa “es, en palabras papales, un Estado tirano y que ha traicionado la democracia en sus mismas bases”.