El llamado “cura obrero” Mariano Puga cuestiona la forma cómo se ha organizado la visita del Papa Francisco a Chile, quien estará por estas tierras entre los días 15 y 18 de enero.

“Yo soy crítico de la preparación que se ha hecho, porque creo que ha sido de espaldas al pueblo. Creo que los pobres no han sido consultados en la preparación de la visita del papa”, dice en conversación con La Tercera.

En ese mismo tono, afirma que no se “ha dado a conocer al pueblo de Chile quién es este papa, qué piensa frente a los pobres, a la Iglesia, qué piensa de los pastores, del sistema económico. Eso no lo sabe el pueblo”.

“Muchos no van a ir y no les interesa tampoco que venga, porque lo único que han oído es que esto va a costar 4.000 millones de pesos”, dice Puga.

Respecto de esta visita y la de Juan Pablo II en 1987, en plena dictadura de Pinochet, sostiene que “eran contextos históricos, políticos y de Iglesia muy distintos. Ésa era una dictadura que había atropellado sistemáticamente los derechos humanos. Era una Iglesia en que el pueblo, los sectores más conscientes, cristianos, se habían jugado por los derechos de sus hermanos. Hoy no tenemos esa Iglesia. Pero, en cambio, tenemos un papa que les habla a los pobres, a los migrantes, a los atropellados en sus derechos”.