La Muerte no es la Nada, sino que nada es.

El Nacer no es la Vida, sino que nada es.

Equivócase, por terrenal, el Corazón si te llora

pues en nuestra mente estás, y estuviste antes de sernos visto

En nuestra mente todo lo que eres, está

pues nunca estuviste sino en nuestra mente

y nuestra mente es la única que jamás existió.

Amarte, pues, debemos, pues que vives

y no Dolerte, pues no cabe perderte.