A propósito de la venida del Papa a Chile, el sacerdote jesuita, Felipe Berríos, pone el punto en dos cuestiones que en su opinión son fundamentales y que tienen que ver, ambas, con el caso Karadima.

En diálogo con Cooperativa, Berríos dice que en primer lugar el papa Francisco debería tener un gesto con las víctimas de Fernando Karadima, expárroco de la Iglesia El Bosque.

“Yo la verdad es que no entiendo por qué (no se hace). Se argumenta que el papa está solamente tres días, pero se podría haber hecho algún gesto pequeño, un encuentro del papa sobre todo con las víctimas del caso Karadima, que es tan emblemático, para que pueda oír lo que ellos tengan que decir”, dice.

A propósito de este mismo caso, Berríos sostiene que Bergoglio debe ofrecer algún tipo de explicaciones a quienes años atrás trató de zurdos en Osorno por oponerse a la llegada del obispo Juan Barros, formado precisamente por Karadima.

“Yo creo que el papa debería decir algo de eso; espero que diga algo sobre eso, porque fue una metida de pata. Nadie puede tratar de tonta y de zurda a una ciudad”.