En medio de su recorrido a las iglesias afectadas por ataques incendiarios. el Arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, abordó la carta que el Papa Francisco envió en 2015 a la Conferencia Episcopal, en la que se daba cuenta de las gestiones del nuncio apostólico, Ivo Scapolo, para desarrollar un plan en el Vaticano con el objetivo de buscar la renuncia del obispo Juan Barros por su lazo con Fernando Karadima.

Según consigna La Tercera, el cardenal admitió en primer lugar que “la carta es auténtica… lo que dice allí es lo que dice el Santo Padre”.

Precisó que “el contenido de lo que dice la carta no es de competencia mía, no sé lo que puede haber habido atrás. La carta fue recibida por la Conferencia Episcopal, no fue enviada a mí personalmente, fue dirigida al Comité Permanente de la Conferencia Episcopal”.

Frente a los bullados casos de abusos sexuales al interior de la Iglesia, Ezzati aclaró que “son siempre muy graves. Yo siempre he dicho que aunque hubiera un solo caso, ese caso sería grave. Y frente a todos los abusos digo que tengo una claridad muy grande y he actuado con mucha verdad y mucha conciencia, pese a lo que digan algunas mentes desquiciadas en Estados Unidos”.

“Respecto a las intenciones que tenía, si era monseñor Barros en su diálogo con el nuncio o en su diálogo con el Papa no me lo pregunten a mí porque eso no es competencia mía”, sentenció.