Un nuevo remezón volvió a sacudir a Televisión Nacional de Chile, esto porque ayer tres representantes de la actual oposición al interior del directorio presentaron su renuncia, lanzando una fuerte crítica al presidente de dicha instancia, Ricardo Solari.

Según consigna La Tercera, se trata de Lucas Palacios, María José Gómez y Jorge Atton, quienes a través de una carta enviada al directorio cuestionan la ausencia de un plan a mediano y largo plazo que pueda enfrentar la potente crisis que azota a la estación televisiva hace ya bastante tiempo.

Es así como, en medio de la discusión del proyecto de capitalización de TVN, los tres renunciados directores señalan haber “llegado al convencimiento de que no existen las condiciones para seguir desempeñando nuestra labor en forma responsable y de acuerdo a las obligaciones que nos impone la ley”.

De acuerdo al matutino, la misiva de dos carillas expone en primer lugar la frustración de estos directores por no haber logrado los cambios fundamentales que requería el canal para salir a flote.

Junto con ello, critican a la administración de Solari (PS) por no contar con un plan concreto y serio que ayude a terminar con la crisis del canal: “Desde el punto de vista económico, en el transcurso del año 2018 y tras haberlo solicitado en múltiples oportunidades en las sesiones de directorio a lo largo del año 2017, la Administración no ha sido capaz de dar a conocer un plan concreto y razonable que permita al canal enfrentar la estrechez de caja que mantiene, la cual se ha ido agravando por el magro desempeño de la pantalla y la consiguiente caída en los ingresos”.

Agregan que “la administración tampoco ha entregado un plan estratégico de mediano y largo plazo que modernice el modelo de negocios…No consideramos responsable que el canal reciba recursos por parte del Estado sin un plan que asegure que los mismos serán invertidos de la mejor manera, en forma eficiente”.

En este sentido, advierten que “TVN no requiere ajustes menores dentro de una misma estructura operacional, sino que hace falta una completa reestructuración, con una estructura mucho más liviana y moderna que proyecte su autosustento futuro, logrando así responder de buena forma y en forma eficiente a su misión”.

“Cuando planteamos al resto del directorio y a nivel político superior un protocolo de acuerdo que impusiera una hoja de ruta en materia de inversiones, junto con exigencias al canal para los meses y años venideros en materia administrativa, programática y económica, no hubo disposición ni acuerdo para suscribirlo. Así, a nuestro juicio se hace inviable proyectar el canal a futuro y nuestro aporte como directores deja de tener sentido”.

“Ha sido frustrante la resistencia al cambio que hemos encontrado en el canal. Todo lo anterior nos hace imposible continuar en el desempeño de nuestro cargo”, sentenciaron.