El sitio Cultura Colectiva, a través de 21 ilustraciones, pone un tema sobre la mesa. ¿Por qué hay expresiones que no son ni de alegría ni de placer cuando tenemos sexo?

Para el investigador Jason McNabb -dice a BBC_ el hecho tiene una explicación científica. “El sentido común nos dice que la gente busca placer y evita el dolor. Pero eso no siempre es así: varias actividades implican dolor, incluyendo correr, masajes fuertes, tatuajes, piercings e incluso BDSM”.

Agrega McNabb que “el vínculo entre placer y dolor está profundamente arraigado en nuestra biología. Para empezar, todo el dolor hace que el sistema nervioso central libere endorfinas, proteínas que actúan para bloquear el mismo y trabajar de manera similar a los opiáceos como la morfina para inducir sentimientos de euforia”.

Pero bien, más allá de cualquier consideración o explicación al respecto, los dibujos que se pueden ver acá evidencian las caras y gestos de nosotros mismos o nuestras parejas que muchas veces no advertimos, salvo que tengamos un espejo en frente o grabemos la escena.