En el diario La Prensa de Curicó, el fiscal Carlos Gajardo ahonda en las circunstancias de su reciente renuncia al Ministerio Público, motivada por las decisiones de las altas esferas respecto de casos de financiamiento ilegal de la política, como es la salida alternativa otorgada al senador de la UDI, Iván Moreira.

“Hay también cosas negativas, como lo que nos parece está sucediendo, que es que se esté impidiendo que la justicia pueda hacer un reproche penal a estas conductas que a nosotros nos parecen extremadamente graves y que no debieran tener una solución como una suspensión condicional, que son soluciones para otro tipo de delitos: está pensada en el hurto del mechero, en un accidente de tránsito, etcétera”, dice.

Ahondando en su salida, sostiene que “acá lo que hay son decisiones de personas. Durante mucho tiempo esta investigación se ha llevado adelante y los fiscales que habían tenido antes la investigación, (lideradas por) el (ex) fiscal (nacional) Sabas Chahuán, no había accedido a soluciones de este tipo. Por lo tanto, lo que hay son decisiones que han tomado los responsables de las investigaciones, que a nosotros nos produce un divorcio importante con ella. En esa derrota interna que significa no poder convencer que nuestras posturas son las correctas, significa necesariamente dar un paso al costado”.

Para Gajardo, “comparándonos con otros países, estamos quedando muy atrás. Quienes tienen que hacer esos cambios son quizás los que podrían ser los más perjudicados. Es difícil que un legislador haga una ley que lo perjudique a él”.

“Si bien en este momento nuestra partida puede ser dolorosa, en el futuro probablemente inspirará a otros colegas para que realicen una labor en este sentido”, cierra.