El pasado lunes 15 de enero, el exdirector del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Branislav Marelic, fue cesado de sus funciones tras un acuerdo pactado por ocho de los diez integrantes del consejo de la organización.

Para conocer los motivos que gatillaron esta decisión, así como también las razones que llevaron al cuerpo a elegir a Consuelo Contreras como su sucesora, la Comisión de Familia de la Cámara citó para este lunes a todo el consejo del Instituto en el exCongreso Nacional, a las 16:00 horas.

La ocasión sería la primera vez en que Marelic y Contreras podrían debatir por qué se destituyó al exdirector, ya que por el momento, solo se ha apuntado a una presunta “mala gestión” de su parte.

La convocatoria, sin embargo, no surgió efecto: el único que llegó a la hora citada fue Marelic. Y, rato después, acudió la nueva autoridad del INDH acompañada de dos consejeros, Margarita Romero y José Aylwin, quienes no quisieron ingresar a la sala mientras se encontraba el destituido director.

Según consigna La Tercera, las razones que esgrimieron para no asistir a la hora indicada fue que, paralelamente, el consejo celebraba su primera reunión tras la destitución de Marelic, lo que imposibilitaba su presentación ante la Comisión. Mientras tanto, respecto a la decisión de no entrar a la sala al mismo tiempo que su antecesor, Contreras apuntó que se hizo “por respeto a la dignidad de él, del resto de los consejeros y de mi persona”.

Durante su intervención, Marelic sostuvo que “no hay acción que haya cometido que provocara mi salida. Debe ser por causas graves. La pérdida de confianza no es suficiente para una decisión de esta naturaleza. Desconozco cuáles son las deficiencias (de mi gestión). Simplemente no les gustó cómo estaba haciendo las cosas”.

Más tarde, Contreras expuso que “el consejo tenía una evaluación y aplicó las potestades que tiene. No fue una decisión política fue totalmente transversal. La dirección debe cumplir ciertos trabajos y eso no estaba ocurriendo”.

Consultada por un ejemplo de las deficiencias acusadas, detalló que “no fuimos informados de que el director estaba haciendo una exposición de la toma (que efectuaron ex presos políticos) del INDH ante las Naciones Unidas.

Cabe destacar que para el mismo día en que se destituyó al abogado estaba planificada la discusión final del informe sobre el Sename que encabezó su gestión. Este antecedente levantó revuelo luego de que se informara que la nueva autoridad sería Contrereas, fundadora y ex directora ejecutiva de la Corporación Opción, uno de los organismos colaboradores del Sename que recibe mayor cantidad de recursos estatales.

Respecto a este punto, y ante un eventual conflicto de interés no declarado, Contreras señaló que “cuando el consejo optó por hacer observación a los centros del Sename, yo estuve de acuerdo. No me inhabilité porque mi corporación no cabía en la muestra”.

Las actas que complican a Contreras
Más allá de estas declaraciones, lo cierto es que la negativa que tomó la nueva directora frente a la realización del estudio que detallaría la situación del Sename, fue tenaz y decidida.

Así lo demuestran las actas del consejo que revisó y publicó The Clinic durante la semana pasada.

“Lo aprobado fue una misión de observación y no un estudio. Dado el nivel de vulneración al que han estado expuestos los niños y niñas que se encuentran en residencias, es deber del INDH en este contexto, enfocarse en acciones para resguardar sus derechos, más que en seguir estudiando las vulneraciones, los niños y niñas son sujetos de derechos y no objeto de estudios”, dijo el 24 de octubre de 2016.

Exclusivo: Actas revelan tenaz oposición de Consuelo Contreras, actual mandamás del INDH, a estudio en profundidad sobre el Sename – The Clinic Online

En dos sesiones clave que revisó The Clinic Online, correspondientes a octubre y diciembre de 2016, la actual directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos se opuso a que la organización realizara un estudio en profundidad sobre la situación de los menores del Sename.

En la misma ocasión, agregó que desde su punto de vista, la tarea del Instituto debería centrarse “en que un equipo de funcionarios/as del INDH se constituye en el lugar, levanta información relevante y realiza las acciones necesarias que pueden incluir recursos de protección o amparo”.

Por su parte, en entrevista con este medio, Marelic afirmó que “No tengo duda que mi despido es porque me metí con el Sename”.

Branislav Marelic: “No tengo duda que mi despido es porque me metí con el Sename” – The Clinic Online

El exdirector del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), removido el pasado lunes, profundiza en su destitución y adelanta los elementos centrales del informe que debería ser publicado la próxima semana: “De los 405 niños que encuestamos, la mitad denunció o evidenció algún tipo de vulneración, desde abusos sexuales hasta desescolarización”.

Además, reveló que el informe en cuestión arrojó que “La mitad de los niños del Sename están bien y la otra muy mal”.

“De los 405 niños que encuestamos la mitad denunció o evidenció algún tipo de vulneración, desde abusos sexuales hasta desescolarización y tomar medicamentos sin saber qué era. Otros que no sabían por qué estaban allí, no habían tenido nunca un contacto con abogado ni conocían los Juzgado de Familia. No sabían qué estaban haciendo ahí, algo que nosotros denominamos abandono judicial”, complementó.