El escritor cubano Leonardo Padura, que hoy ha recibido el premio de honor del Festival Aragón Negro por toda una carrera profesional dedicada a la literatura, ha asegurado que es “testigo del pasado de Cuba”, lo que le convierte en un autor con la “responsabilidad civil” de contar sus historias al mundo.

El novelista ha recogido, emocionado, el galardón en la gala que se ha celebrado en el Teatro Principal de Zaragoza, el lugar que ha escogido para iniciar la gira internacional de su último libro ‘La transparencia del tiempo’.

En una conversación con el director del certamen, Juan Bolea, el escritor cubano se ha descrito como “un hombre de La Habana”, razón por la cual ha elegido la capital del país caribeño como el principal escenario de sus novelas y ha renunciado a vivir en otros estados.

“Mis verdades no son absolutas, pero en mis libros no hay ni una sola mentira sobre lo que ha sido Cuba”, ha subrayado Padura, que ha reconocido estar orgulloso del trabajo de toda su vida.

El novelista ha adelantado a los cientos de asistentes al acto el argumento de su última novela, en la que vuelve a recurrir al detective Mario Conde, en este caso para localizar la figura de una virgen que se encuentra en paradero desconocido.

Para el novelista, este argumento le ha permitido hacer una “reflexión de la relación entre el hombre y la historia”, estableciendo “un objeto de deseo” a través del que contar, de nuevo, una historia sobre la Cuba contemporánea.

Padura ha explicado cómo su experiencia de niño, con apenas cinco años, jugando al béisbol en su barrio de La Habana le ha convertido en un novelista capaz de desarrollar todo el elenco de personajes que acompañan a Conde en sus novelas.

El autor cubano más traducido de la historia, que ya recibió el Premio Princesa de Asturias de las Letras o el Nacional de Literatura de Cuba, ha cerrado una gala en la que la novela negra ha sido la gran protagonista.

La medallista paralímpica Teresa Perales ha sido la encargada de leer el manifiesto de esta quinta edición del Festival Aragón Negro en el que ha defendido la “integración” de todos los colectivos excluidos en la sociedad.