El presidente de EE.UU., Donald Trump, abogó hoy por “modernizar y reconstruir” el arsenal nuclear del país, durante su primer discurso sobre el Estado de la Unión ante el Congreso.

“Como parte de nuestra Defensa, debemos modernizar y reconstruir nuestro arsenal nuclear, con la esperanza de nunca tenerlo que usar, pero haciéndolo tan fuerte y poderoso que disuada cualquier acto de agresión”, dijo el mandatario.

En otros temas, Trump, pidió hoy al Congreso la aprobación de un proyecto que genere “al menos” 1,5 billones de dólares con las administraciones locales y el sector privado para “arreglar permanentemente” el déficit de infraestructuras del país.

“Construiremos nuevas y relucientes carreteras, puentes, autopistas, ferrocarriles y vías fluviales en nuestro país”, afirmó Trump durante su primer discurso sobre el Estado de la Unión, en el que pidió a los demócratas que apoyen su plan, que también incluye la reconstrucción de las infraestructuras deterioradas.

“Pido -afirmó Trump- a los dos partidos que se unan para brindarnos la infraestructura segura, rápida, confiable y moderna que nuestra economía necesita y nuestra gente merece”.

Trump dijo que el proyecto de ley que discuta el Congreso debe incluir una “simplificación” de los procesos de aprobación de permisos “a no más de dos años, y tal vez incluso uno”.

“Estados Unidos es un país de constructores. Construimos el Empire State Bulding (de Nueva York) en solo un año. ¿No es una vergüenza que ahora pueda llevar hasta diez años conseguir el permiso para una simple carretera?”, afirmó el presidente.

Trump hizo de la reconstrucción de la infraestructura nacional una las principales promesas que le llevaron a la Casa Blanca en enero del año pasado.

Durante la campaña electoral de 2016, el entonces candidato propuso una inversión de 1 billón de dólares en la próxima década entre fondos federales y locales para carreteras, puentes y aeropuertos, aunque la semana pasada Trump elevó esta cifra hasta los 1,7 billones.

No obstante, el Gobierno de Trump tan solo tiene previsto poner 200.000 millones de su propio bolsillo para el plan y espera que las administraciones locales, estatales y el sector privado completen el resto.

Los demócratas, por su lado, han pedido a Trump que ponga sobre la mesa un plan ambicioso para ganarse su apoyo en el Congreso.

“En este tema, los demócratas coincidimos con el presidente: la infraestructura es la columna vertebral de nuestra economía, y nos hemos retrasado. Si no reparamos y modernizamos rápidamente nuestra infraestructura, corremos el riesgo de ceder el próximo siglo de liderazgo económico global a China o India”, dijo en un artículo a The Washington Post el líder demócrata en el Senado, Chuch Schumer.

El muro

Trump, insistió hoy en que el muro previsto en la frontera sur con México “cierra las lagunas explotadas por criminales y terroristas para ingresar” a su país.

En su primer discurso sobre el Estado de la Unión ante el Congreso, Trump dijo que uno de los “pilares” de su plan migratorio es “asegurar del todo” la frontera con México con la construcción del muro y la contratación de más agentes fronterizos y migratorios, que calificó de “héroes”.

Trump llegó a la Casa Blanca con la controvertida promesa de levantar un muro fronterizo con México.

También aseguró que el país vecino pagaría la factura de su construcción, cuyo coste se estimaba entre 8.000 y 12.000 millones de dólares, si bien México ha rechazado de plano cualquier pago.

Un año después, el Gobierno de Trump ha construido en la zona de San Diego (California) ocho prototipos de muro, entre los que el presidente elegirá ahora los definitivos para los cerca de 3.200 kilómetros de frontera que separan Estados Unidos y México.

Lejos de los cálculos iniciales, el presidente ha exigido ahora a los demócratas en el Congreso que le aprueben 25.000 millones de dólares en los presupuestos para la construcción del muro a cambio de regularizar a cerca de dos millones de jóvenes sin papeles.