De paso por España, particularmente por Barcelona, el filósofo surcoreano, Byung-Chul Han (Seúl, 1959), habla de algunos de los males que aquejan a la sociedad del hiperconsumo.

“En la orwelliana 1984 esa sociedad era consciente de que estaba siendo dominada; hoy no tenemos ni esa consciencia de dominación”, plantea en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB).

Otro punto que toca Han es que hoy “todos quieren ser distintos de los demás”, razón que mueve a “producirse a uno mismo”.

En ese punto se detiene y avisa: “en esa voluntad de ser distinto prosigue lo igual”. El sistema sólo permite que se den “diferencias comercializables”, advierte, según la información que reproduce El País.

La autoexplotación

Byung-Chul Han expone uno de los vicios que en la actualidad somete al ser humano en esta sociedad neoliberal: la autoexplotación. La idea la explica así: “Ahora uno se explota a sí mismo figurándose que se está realizando; es la pérfida lógica del neoliberalismo que culmina en el síndrome del trabajador quemado”.

Así, a diferencia de lo que sucedía antes, prosigue, “ya no hay contra quien dirigir la revolución, no hay otros de donde provenga la represión”. En ese sentido, habla de “la alienación de uno mismo”.

Para el profesor de la Universidad de las Artes de Berlín esta alienación se traduce en lo físico en trastornos como las anorexias o sobreingestas de comida.

“La aceleración actual disminuye la capacidad de permanecer: necesitamos un tiempo propio que el sistema productivo no nos deja; requerimos de un tiempo de fiesta, que significa estar parados, sin nada productivo que hacer, pero que no debe confundirse con un tiempo de recuperación para seguir trabajando; el tiempo trabajado es tiempo perdido, no es tiempo para nosotros”, sintetiza.