Hace exactamente 7 días, el extenista Marcelo Ríos remecía a la prensa nacional al mandar a chuparla a todos los periodistas durante una conferencia con motivo de la participación de Chile en la Copa Davis.

“Como dice mi amigo personal Diego Armando, que la chupen todos ustedes, porque no hablo con ningún periodista”, dijo en esa oportunidad ante un grupo de periodistas que intentaba conocer sus impresiones sobre el equipo que representaría al país ante Ecuador en el evento deportivo.

“Síganla chupando”, remató en ese entonces.

Pues bien, en medio de la lluvia de críticas y cuestionamientos que ha recibido, hoy el “Chino” salió a pedir perdón públicamente ante los profesionales de las comunicaciones , todo esto a través de una carta en el diario El Mercurio, en la que reconoce que metió injustamente a todos los periodistas en la misma bolsa.

“Cuando alguien me pregunta si lo pasé muy bien en mi carrera de tenista profesional, siempre me sorprendo contestando que no. Si bien es cierto que no tuve momentos para hacer turismo ni participar en fiestas o diversiones como la mayoría de los adolescentes, lo que más daña mis recuerdos es el constante acoso de los medios de comunicación y sus falsedades que solo buscaban vender noticias sensacionalistas”, comienza su escrito en el medio antes señalado.

Junto con admitir que ese “acoso” de la prensa le provocó “una mala reacción”, el ex número 1 del mundo confesó que “el primer error lo cometí cuando metí a todos los periodistas en una sola bolsa y opiné mal de ellos en general”.

Añadió que “cuando me llamó Pedro Carcuro y me cobró sentimientos, me di cuenta de que había muchos buenos profesionales en ese medio y que había sido injusto”.

Su segundo error, comentó, fue “cuando me preguntaron algo relacionado con la disputa de Copa Davis y yo contesté una grosería, creyendo que imitar a Maradona resultaría gracioso…Grave error. No era la oportunidad y no estaba siendo atacado como comúnmente ocurre”.

En otros pasajes, el Chino afirma que tuvo tiempo para recapacitar y darse cuenta que ofendió a un montón de profesionales que cumple su labor de forma correcta, así como también a profesores, alumnos y estudiantes en práctica.

“Y todo ello porque guardo rencor con solo un puñado de malos profesionales que me han causado daño durante muchos años”, lamentó.

“Lo cortés no quita lo valiente: pido públicamente perdón a todas aquellas personas a las que indebidamente pude llegar a causar alguna ofensa”, sentenció.

La columna que Guarello le dedica al Chino Ríos: “Tan ingenioso, tan rápido, tan inteligente tú, Chinito. Un crack” – The Clinic Online

“Siempre hay alguien que te está chaqueteando, que se cruza en tu camino, que no disfruta de tus orines en sus pantalones, que no es feliz de que lo golpeen o atropellen por pura diversión. Gente maldita, que no sabe gozar de alma libre, de tu genialidad 24/7”, escribe el periodista.