Nuevos antecedentes aparecieron en torno al caso de la menor de iniciales E.C.C.V., quien desapareció el viernes de la semana anterior en Licantén, región del Maule.

Se trata, según recoge ADN, de una situación de abuso sexual por la que existen denuncias que datan de septiembre de 2016.

“La carpeta investigativa establece que fueron dos veces (los abusos), una vez en Temuco y la otra vez acá en Licantén por el mismo delito por el mismo personaje. No es el que se busca ahora (por el secuestro), es un familiar de la mamá”, dice el fiscal regional del Maule, Mauricio Richards.

El persecutor aclara que se trata de “una investigación donde la niña es víctima”. “Hay personas que fueron formalizadas y esa investigación está en proceso y sigue su curso. Es una denuncia de abuso sexual. Hay una audiencia de preparación de juicio oral en unos días más”, precisa.

El mismo medio cita al director del del liceo Augusto Santelices Valenzuela de Licantén, Manuel Soto, quien sostiene que: “fue entregada la denuncia en su momento a la Fiscalía. Se hizo la denuncia pese a que la mamá en su minuto no quiso para evitar problemas familiares”.

Respecto del rapto, el mayor de Carabineros, Diego Rojas, se refirió a las características del secuestrador.“Es un delincuente peligroso desde el punto de vista de los ataques a menores desde el punto de vista sexual. Es una persona que algunas visiones mesiánicas, según él tiene algunos poderes especiales”.

José Manuel Navarro Labbé, de 31 años, es la persona que supuestamente se habría llevado a la pequeña Emmelyn.