Revuelo ha causado en Portugal la recomendación lanzada por la Iglesia de dicho país, en cuanto a que los católicos no deben tener sexo con una nueva pareja si es que no se ha concretado la nulidad del anterior matrimonio.

Según consigna ABC.es, el cardenal-patriarca de Lisboa, Manuel Clemente, señaló que los afectados en estas “situaciones excepcionales e irregulares” deben vivir “sin tener relaciones sexuales”.

La Iglesia de Portugal precisa que este consejo o sugerencia debe llevarse a cabo “de modo reservado, sobre todo cuando se prevean posibles conflictos”.

De acuerdo al medio antes citado, esta arremetida ha sido tomada por parte de Portugal como una respuesta a los dichos del Papa, en cuanto a que la Iglesia debería ser más flexible y mostrarse más abierta a “las nuevas formas de estar en familia”.