En vacaciones los parlamentarios dedican su tiempo a variadas actividades y en el caso de Gabriel Boric uno de sus pasatiempos es escribir.

Así lo demostró en Instagram, donde escribió una poesía que en primera instancia sumó más de dos mil me gusta y que luego generó una segunda versión, porque los usuarios no entendían la letra del congresista.

Según una nota de LUN, el diputado autonomista lleva 16 años confeccionando textos, aunque señala al medio de la familia Edwards que realizar un libro con las poesías “sería una arrogancia”.

“Creo que en el mundo de la política contingente donde estoy yo hace bien a la zabeza y al espíritu el poder habitar otros mundos”.

Sobre este punto Boric señala que “Creo que la poesía no es una cuestión de inspiraciones temporales. Es un oficiio que requere práctica. Por eso mismo trato de ser cuidadoso”.

Respecto a su estilo al escribir el parlamentario declara que ha ido cambiando las formas, explicando que “Antes escribía una poesía más comprometida como militante, con muchos adjetivos, pero me he dado cuenta que en general la poesía que es evidentemente militante es bien mediocre, lo que me pasó a mi también, por eso he tratado de irme por otras cosas”.

Siempre en LUN, Boric sostiene que el lenguaje de la poesía es distinto al de la política “y si bien uno como político puede hablar y tratar de darles profundidad a las alocuciones o interpretaciones políticas, tratar de eso poesía, generalmente, termina mal”.

Los refrentes del representante de Magallanes en la Cámara Baja son Enrique Lihn y Jorge Teilllier.

“Yo desconfío de la gente muy segura de sí misma. Una dosis de duda es sana y en particular cuando uno escribe, es muy usual que de un poco de vergüenza, porque escribir es algo tan personal que se hace solo. Y da vergüenza develarse tan desnudo”.