Mahmud Abbas, presidente de Palestina, se encontró este lunes con el presidente ruso Vladimir Putin en Moscú.

Según consigna RT, esta cumbre entre Palestina y Rusia tendrá repercusiones importantes sobre el futuro del pequeño país medioriental, las relaciones con Israel y, sobre todo, tiene el objetivo de establecer diálogo con nuevos actores internacionales.

Tras el reconocimiento por parte de la administración Trump de Jerusalén como capital de Israel y el traslado de la embajada de Estados Unidos a la ciudad Santa sin consultarse con las Organizaciones internacionales, los dirigentes palestinos decidieron cambiar su ruta diplomática.

Moscú mantiene buenas relaciones con Israel y con Palestina y en ese sentido Putin puede actuar como un buen mediador entre las partes.

“Los estadounidenses miran solo hacia Israel, y este es un error estratégico”, comenta el experto de relaciones internacionales Matuzov. “Israel no es el único actor de la región”.